4/5/09

"La otra epidemia se llama fobia a la muerte"

En estos momentos donde la gripa porcina está azotando a gran parte del país, también está surgiendo otro fenómeno: la tanatofobia o fobia a morir. "Es natural que estemos experimentando muchos temores dada la complejidad de la situación. El problema surge cuando las personas sanas, o que no portan el virus, se comienzan a paralizar debido a un exceso de miedo, porque se cree que son más susceptibles a infectarse", explica el Doctor José de Jesús González Núñez, presidente honorario del Instituto en Investigación en Psicología Clínica y Social (IIPCS). "Partimos de que la epidemia es real, como también lo es el hecho de que si tomamos las medidas de precaución que recomiendan las autoridades sanitarias, las posibilidades de contagio serán mínimas. No obstante, la alarma social puede producir que un determinado grupo de personas, experimente una fobia a morir por el virus, donde los temores reales se transformen en un terror paralizante. Las personas comienzan a experimentar una intensa depresión o pesimismo desmedido, rabia y un sentimiento de persecución incesante, por el cual piensan que en cualquier momento podrían ser contagiados por la gripe porcina y por ende, morir", explica la doctora Alejandra Plaza, psicoanalista y Secretaria de Consejo Académico del IIPCS. Acorde a este planteamiento, el doctor González Núñez explicó que estos temores desmedidos se presentan en personas que tienen las siguientes características: -- Son individuos que por lo general guardan su agresión hacia su propia persona o que constantemente se lastiman desde el punto de vista emocional.-- Son Dependientes, así que siempre buscan que alguien más les resuelva sus dificultades.-- Son Ambivalentes, es decir, sujetos que cambian y oscilan en sus afectos, pensamiento y acciones, como por ejemplo, modificar decisiones de un momento a otro, o irse al polo opuesto.-- Dramatizan por medio del lenguaje, así que creen que toda la gente tiene que enterarse de su vida. Por lo tanto, constantemente recurren a exagerar y distorsionar para hacer más interesantes sus relatos.-- En resumen son personas egocéntricas con poca tolerancia a la frustración. "Es necesario subrayar que durante la contingencia sanitaria siempre será bueno exagerar las medidas de precaución, pero también la mejor manera de enfrentar una emergencia como la que se presenta en este momento, es la cautela, guardar la calma, tomar medidas preventivas y estar alerta, muy alerta si es necesario, pero no dejarse vencer por el rumor que pueda dar pie a un pánico masivo y causar más daño que la propia epidemia", sostuvo González Núñez. La doctora Plaza subrayó que las personas que presentan el "trastorno emocional", incluso podrían psicomatizar malestares físicos, como brote de gripa o dolores de cabeza; no obstante, comentó que a diferencia de los síntomas de la influenza porcina, es prácticamente imposible psicomatizar todos los síntomas, como la fiebre de más de 39 grados: "Por esta razón puede ser sencillo identificar a las personas que están somatizando la enfermedad a las que verdaderamente la padecen." Para concluir el doctor González Núñez explicó que en estos momentos es hora de tomar las cosas con cautela. "Las personas que están experimentando la otra 'epidemia', la emocional, las invitamos a que guarden tranquilidad. La humanidad ha pasado por situaciones similares a lo largo de su historia y siempre hemos salido victoriosos. Si este síntoma, el emocional es ingobernable, lo mejor sería acudir con un especialista porque lo más probable es que la paranoia sea un síntoma más de una enfermedad emocional severa", concluyo. En este sentido, el IIPCS dispone con una clínica de servicios psicológicos para toda la población de la zona metropolitana de la Ciudad de México. Para mayor información consulte el sitio Web del IIPCS o llame al 5663.5551

No hay comentarios:

Nos estamos renovando

Estamos trabajando en una nueva forma de dar las noticias que esperas.