1/12/09

El Presidente Felipe Calderón en la Sesión de Apertura de la XIX Cumbre Iberoamericana

Quiero empezar por reconocer el esfuerzo encabezado por Portugal y España para crear un programa iberoamericano en materia de innovación y conocimiento. Y, desde luego, antes que ello, agradecer la hospitalidad del pueblo portugués y de su Gobierno para esta Cumbre Iberoamericana. También, desde luego, quiero sumarme a la congratulación al pueblo uruguayo por las elecciones celebradas el día de ayer y, desde luego, dejarle el mejor de los parabienes a José Mujica, el próximo Presidente de Uruguay, con quien, estoy seguro, colaboraremos estrechamente. Y en cuanto a lo que al caso de Honduras, simplemente reiteramos la postura de siempre de México y de varios países iberoamericanos. Nuestra exigencia plena es la del restablecimiento del orden constitucional en ese país. Un restablecimiento del orden constitucional, del cual la realización de elecciones libres, a reserva de saber y conocer con detalle si las realizadas lo fueron o no, desgraciadamente no hubo observadores internacionales tradicionales, institucionales; la realización de elecciones libres, insisto, es una condición necesaria, pero no es una condición suficiente de restablecimiento de orden constitucional, habida cuenta de los acontecimientos que todos conocemos. Y reiteramos la exigencia expresada tanto en la OEA, como en el Grupo de Río, del cual México tiene la Secretaría Pro Témpore, de verdaderamente verificar el cumplimiento de las condiciones establecidas por la comunidad internacional, entre otras, por los Acuerdos de San José y de Tegucigalpa-San José, de todos conocidos. Pero en el fondo, amigas y amigos, más que el tema contrastante, ciertamente, por desgracia, entre Honduras, Uruguay y muchos otros países, cierro esta parte de mi comentario señalando que, contrario a lo que se llegó a pensar hace unos seis o siete años en estas Cumbres Iberoamericanas, cuando vislumbramos que a principios del Siglo XXI la democracia había llegado a nuestros pueblos; contrario a lo que se pensaba entonces, insisto, la democracia no llegó para quedarse.

No hay comentarios:

Nos estamos renovando

Estamos trabajando en una nueva forma de dar las noticias que esperas.