19/10/09

Más pronto que tarde, se generarán muchos más empleos, que todos los que tenía la extinta LyFC, aseguró el Presidente Calderón

Ciudad de México.- Las medidas del Gobierno Federal para la reincersión laboral y productiva de los ex trabajadores del LyFC, se verán reflejados en ganacias de competitividad, en la zona centro del país, permitiendo muchó más inversión y empleo, aseguró el Presidente Calderón en la Reunión con la Nacional Financiera en la que conmemoró el 75 Aniversario de su fundación. "Más pronto que tarde nos permitirá generar más, mucho más empleos que todos los empleos que tenía Luz y Fuerza del Centro", afirmó el Primer Mandatario mexicano en el evento de la Nacional Financiera, que a partir del año 1934, ha logrado consolidarse como el banco de fomento y desarrollo más importante de México. Su operación reciente la convirtió en un instrumento vital para la operación de las micro, pequeñas y medianas empresas del país, al implementar en forma ágil y oportuna distintos programas emergentes de apoyo ante las adversidades económicas internacionales. Este año Nacional Financiera ha ejecutado políticas contracíclicas y emergentes impulsadas por el gobierno del Presidente Felipe Calderón. Al cierre de 2009 la institución habrá incrementado el saldo de su cartera crediticia en un 24 por ciento. En sus orígenes, Nacional Financiera estaba orientada a la administración de créditos inmobiliarios y fue responsable de liquidar bienes rústicos que eran activos bancarios improductivos, que estaban congelados desde el fin de la Revolución Mexicana, impidiendo el flujo de financiamiento. A mediados del siglo XX cambió su mandato, para que apoyara la creación o expansión de grandes empresas paraestatales, como Petróleos Mexicanos, Altos Hornos de México y Ferrocarriles Nacionales, entre otras. Desde entonces, la Institución juega un papel fundamental en el impulso de la industrialización de México, labor que la hizo protagonista del crecimiento sostenido que experimentó el país entre 1952 y 1970, periodo conocido como el del “desarrollo estabilizador”. Apoyaba a la pequeña, mediana y gran industria que a finales de los años 50 y principios de los 60 no tenían acceso al sistema bancario, pero que constituían el sector más numeroso del aparato productivo nacional. Se respaldó entonces a la industria petrolera, eléctrica, siderúrgica, textil, farmacéutica y del transporte, incluidos los ferrocarriles y el Metro de la ciudad de México. En el nuevo milenio, Nacional Financiera concretó una profunda transformación que redefinió la visión del banco. Basada en una reconversión tecnológica y en su saneamiento financiero, logró masificar el crédito a las pequeñas y medianas empresas, multiplicar el flujo del financiamiento y lograr utilidades que confirman la responsabilidad de preservar el capital y ser más eficientes en el manejo de los recursos.

No hay comentarios:

Nos estamos renovando

Estamos trabajando en una nueva forma de dar las noticias que esperas.