31/8/09

CARLOS HANK MOSTRÓ SIEMPRE UNA VISIÓN HUMANISTA DE LA POLÍTICA: RUIZ ESPARZA

Santiago Tianguistenco, México, 28 de agosto de 2009.- Carlos Hank González logró enfrentar los problemas económicos de su tiempo con éxito; actualmente, el titular del Ejecutivo estatal, Enrique Peña Nieto, encuentra caminos creativos para generar confianza en los inversionistas y dar solución a los temas prioritarios para el desarrollo de la entidad y el bienestar de los mexiquenses, afirmó Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones, en el marco del 82 aniversario del natalicio de quien fuera mandatario del Estado de México. Al rendir el discurso oficial en la ceremonia que presidió el gobernador Peña Nieto, y ante familiares, amigos cercanos y colaboradores del extinto político, oriundo de este municipio, entre ellos su viuda, profesora María Guadalupe Rhon, y sus hijos Carlos y Marisela Hank Rhon, así como su nieto Alejandro Hank González, Ruiz Esparza destacó que “el liderazgo del hombre público se acredita cuando hay congruencia entre el decir, el actuar y el hacer. Esto es lo que genera confianza y credibilidad del pueblo en su gobernante”. Señaló, al respecto, que Hank González aseguraba que el hombre público se convierte en ejemplo e inspira confianza solamente cuando su conducta, su actuar y su pensamiento así lo demuestran, aunado a que siempre demostró una visión humanista del gobierno, del gobernante y de la política, los cuales constituyen instrumentos al servicio de las causas sociales, y con ello, quien también fuera alcalde de Toluca y regente de la ciudad de México, enseñó que el ejercicio del poder “alcanza su sentido más elevado cuando se logra la coordinación de esfuerzos y la suma de voluntades a favor de una mejor calidad de vida”. Ruiz Esparza resaltó, en ese contexto, que hoy en día, el mandatario estatal gobierna para cumplir lo que prometió a la población de la entidad y dar resultados en los tres pilares marcados como prioritarios por su administración: el de Seguridad Pública, el de Seguridad Social y el de Seguridad Económica, en cuyo marco ya ha cumplido con 407 de sus compromisos. Dijo que la obra social y de infraestructura de gran alcance que se construye actualmente en el estado, promoverá el desarrollo económico, la creación de empleos y la calidad de vida de los mexiquenses. Al destacar la obra y la figura del político homenajeado, afirmó que se le rendía justo homenaje al estadista con visión de futuro, quien, al mismo tiempo, dio ejemplo de la importancia que debe tener la familia, como punto de partida del amor que es necesario profesar a la patria, así como el culto de la amistad, que para él era el valor de dar y de compartir; y afirmó que siempre, Carlos Hank, demostró una férrea voluntad para materializar sus proyectos, sus ideas y sus sueños. Por parte de la familia del ex mandatario estatal habló su nieto Alejandro Hank González, quien primero expresó su gratitud por el homenaje que se le rendía: “es increíble año con año ver cómo nos reunimos en Santiago Tianguistenco para recordar a mi abuelo de esta manera. Y de mi parte, como de toda la familia, les quiero dar las gracias por estar aquí”, al tiempo que agradeció la presencia del gobernador Enrique Peña Nieto en este acto. Al aclarar que él no tenía que ver ni con la política, ni con el mundo empresarial, prefirió compartir con los presentes, -entre ellos Humberto Benítez Treviño, presidente del Patronato Carlos Hank González- algunas anécdotas familiares, como aquélla, cuando a su abuelo le levantaron una estatua en la plaza principal de Santiago: “recuerdo perfectamente estar sentado en sus piernas mientras hablaban de su vida y de sus logros. Yo no sabía bien que estaba pasando, estaba muy chico, pero cuando develaron el bronce de mi abuelo y lo vi ahí sentado, solemne y tranquilo como era él, con su sombrero y su mirada pacífica, me di cuenta lo importante que era ese momento para él y para toda nuestra familia”. También recordó la manera en que, cada año, se festejaban los cumpleaños del ex mandatario estatal, con una comida a la que asistía toda la gente de Santiago, y en la que abundaba siempre la barbacoa, las carnitas, el mole, los tlacoyos, sin faltar los gallos, los caballos, el tequila y el mariachi; y aunque confesó que al principio no entendía porque iban tantas personas, con el tiempo comprendió lo importante que eran esos festejos y lo que significaban, “la manera en que el profesor acogía a toda su gente en un festejo genuinamente mexiquense y lleno de generosidad y calidez”.

No hay comentarios:

Nos estamos renovando

Estamos trabajando en una nueva forma de dar las noticias que esperas.