22/9/08

DEVOLVAMOS LA PAZ A NUESTRO SUELO: MARTHA HILDA GONZÁLEZ

Atizapán de Zaragoza, México, 22 de septiembre de 2008.- Ante los graves acontecimientos de violencia que han sacudido al país, lastimando lo más hondo de la conciencia nacional, enlutando muchos hogares y promoviendo desconsuelo, es imperativo que el gobierno en todos sus ámbitos y los poderes públicos de toda naturaleza, superemos diferencias ideológicas empeñados en un esfuerzo coordinado, vital, sin reservas y sin titubeos, para traer de nuevo la paz a nuestro suelo, afirmó la diputada federal Martha Hilda González Calderón, oradora oficial en el XXXIX aniversario luctuoso de Adolfo López Mateos. En presencia del gobernador Enrique Peña Nieto y de los familiares, amigos y colaboradores del estadista mexicano, así como del representante presidencial Álvaro Castro Estrada, subsecretario del Trabajo, Seguridad y Previsión Social, la legisladora refirió lecciones de la historia que se hacen evidentes: “no volvamos en México a las épocas turbulentas del siglo antepasado –advirtió-, como la que vivimos después de 1824, cuando la federación estuvo en peligro y nuestra sociedad sufrió como nunca, cuando el estancamiento económico campeó por el país y la lucha entre facciones diera paso a la década centralista, la de mayor inestabilidad del siglo y sus lamentables consecuencias”. Durante la ceremonia realizada en el mausoleo al mexiquense Adolfo López Mateos, Martha Hilda González evocó el pensamiento del expresidente homenajeado que adquiere vigencia: precisamente en aras de la convivencia pacífica, es que la sociedad entera implora desterrar la violencia para encontrar la paz que anhelan los mexicanos. En este contexto, la vicepresidenta de la mesa directiva de la LX Legislatura Federal, comparó la visión de Estado de López Mateos con el estilo de gobernar de Enrique Peña Nieto. Ambos, ejemplo de un buen político mexiquense. Por su parte, Guillermo Cossío Vidaurri, al hablar a nombre de amigos, familiares y colaboradores del dilecto atizapense, de quien recordó su trayectoria, dijo que “sin eufemismos podemos decir que Adolfo López Mateos sirvió al país y a los mexicanos con entrega plena, sin escatimar tiempo y esfuerzo, y entregándose por entero a México con alma, vida y corazón”. Recordó a López Mateos como un gran presidente, “como un político que prestigió a su cargo; que siendo hombre bien nacido actuó como debía y a quien nadie podrá desconocerle sus magníficos aportes para engrandecer a nuestra patria”. Incluso, reiteró, “su labor estuvo a la medida de su altura: grande, digno y vertical en su conducta. Hombre exento de sectarismo e insanas pasiones, forjado en la escuela laica y celoso de su principios liberales”.

No hay comentarios:

Nos estamos renovando

Estamos trabajando en una nueva forma de dar las noticias que esperas.